viernes, 6 de junio de 2014

Hummingbird Cupcakes o cupcakes que no duran mucho




Recuerdo perfectamente la primera vez que vi un colibrí. Yo miraba a través de la ventana de un cuarto misnúsculo de los Estados Unidos. Por la ventana se podía ver un pequeño jardín privado presidido por un enorme árbol que bloqueaba cualquier paisaje más allá de él y del que ya no recuerdo más que su enormidad. Barruntaba yo melancólicamente, lo que sospecho que eran problemas insustanciales de adolescente, cuando de la nada apareció un simpático colibrí a beber del  bebedero para colibríes que teníamos en la casa. Y supe entonces, por qué lo teníamos. Pues aquel pájaro minúsculo, con su pequeño corazón latiendo mil veces por minuto y ese enigmático levitar me pareció un espectáculo digno de ver todos los días de nuestra vida. Lamentablemente la visita fue breve, pues los colibríes parecen siempre muy atareados y nunca se quedan quietos por mucho tiempo en un lugar. 

Si hay, en todo el reino animal, un pájaro que merezca dar nombre a una tarta ese es el colibrí o "Hummingbird" en inglés. La mayor parte de la dieta de este pequeño animal consiste en azúcar que obtiene a tráves del néctar de las flores; y además, no se contenta con cualquier néctar, debe ser uno con un 25% de contenido en azúcar y nunca menos de un 12%. Condición que la tarta "Hummingbird", cumple sobradamente. Esta tarta es un clásico del sur de los Estados Unidos, que contenta a todos los paladares y es sin duda merecedora de su nombre. Se dice, que es tan dulce que ni los colibríes pueden resistirse. 

Aunque realmente nadie sabe muy bien de donde proviene el nombre y además también es conocida con otros como: "Granny's best cake" (La mejor tarta de la abuela), "Nothing Left Cake" (La tarta de la que no queda nada), "Jamaican Cake" (tarta jamaicana) o "Cake That Won't Last" (tarta que no durará mucho). Todos ellos, nos dan una idea de que hablamos de una tarta esencialmente irresistible. 


El motivo de que sea más conocida como Hummingbird Cake, es que la tarta saltó a la fama en febrero de 1978 gracias a una edición de la revista "Southern Living". Aquella receta, que es considerada la original, la envió la señora L.H. Wiggins, que si no me equivoco, es la mujer de la foto. A partir de entonces se convirtió en la receta más demandada de la revista y solo recientemente a sido superada por otra favorita del sur de los Estados Unidos: la tarta de coco. Podéis leer la receta original, en inglés, aquí

No solo esta buenísima sino que además es también muy fácil de hacer (ni siquiera es necesario tener una batidora) y es una de las favoritas para reuniones en las que hay que alimentar a mucha gente porque se conserva y congela muy bien y además se debe servir en pequeñas porciones, porque la riqueza del bizcocho junto al frosting hacen que sea más saciante de lo habitual. 

Yo he optado por el formato cupcake en honor a los colibríes y su encantadora pequeñez. Y he usado la espectacular receta del blog DeNikatessen (un poco más elaborada que la original). Los cupcakes estaban deliciosos y han volado con la misma celeridad que los pajaritos que les dan nombre.


{RECETA DE HUMMINGBIRD CUPCAKES}

 INGREDIENTES (Para 10-12 cupcakes)
Para la base:
  • 1 cup (130 gr.) de harina de trigo común
  • ¼ cucharadita (tsp) de bicarbonato sódico
  • ¼ cucharadita (tsp) de canela 
  • ⅛ cucharadita (tsp) de sal
  • 1 huevo mediano
  • ½-⅔ cup (100-135 gr.) de azúcar blanco*
  • ¼ cup (60 ml.) de aceite de girasol
  • ½ cucharadita (tsp) de extracto de vainilla
  • ⅔ cup (150 gr.) de plátano maduro machacado (aprox. 1 plátano grande )
  • 75 gr. de piña machacada (en mi caso piña de lata en su jugo)
  • ¼ cup (20 gr.) de coco seco rallado
  • ⅓ cup (35 gr.) de nueces pacanas picadas (en mi caso nueces normales)
Para el Whipped Cream Cheese Frosting:
  • 200 gr. de queso tipo Philadelphia
  • 100 gr. de azúcar glas
  • ⅓ cup (80 ml.) de nata para montar (35% m.g.)
  • ½ cucharadita (tsp) de extracto de vainilla
Para la decoración (opcional)
  • Semillas de amapola o nueces picadas

PREPARACIÓN

1. Precalienta el horno a 175º C, con la rejilla en el centro del horno, y prepara los moldes de papel.

2. Tamiza la harina, la canela, el bicarbonato y la sal en un bol mediano. Reserva.

3. Aplasta con un tenedor el plátano hasta obtener un puré fino. Reserva.


4. Machaca o pica la piña con un tenedor o un cuchillo hasta conseguir trocitos muy pequeños. Reserva la piña junto al jugo que ha soltado al trocearla.


5. En un bol grande, bate el huevo con el azúcar hasta obtener una crema espesa de color pálido (2-3 minutos)




6. Añade el extracto de vainilla y el aceite y continua batiendo hasta que se hayan incorporado.


7. Añade el plátano, la piña (con su zumo), el coco y las nueces. Bate hasta que queden bien distribuidos.




8. Incorpórala la harina a la mezcla con ayuda de una espátula hasta obtener una mezcla homogénea.



9. Con ayuda de una cuchara o manga pastelera, rellena los moldes y hornea durante 18-20 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro del cupcake, éste salga limpio.


10 Saca el molde del horno y deja que repose 5 minutos antes de desmoldar. Después deja que se enfríen sobre una rejilla antes de decorarlos.


11. Para el frosting. Tamiza el azúcar glas.


12. En un bol mediano bate el queso junto con el azúcar a velocidad media-alta, hasta obtener una mezcla cremosa. (1-2 minutos).



13. Añade la nata líquida y extracto de vainilla. Continua batiendo hasta que la crema se vuelva suave y espesa. (2-3 minutos.).


14. Cubre el bol con plástico y mételo en la nevera hasta el momento de decorar los cupcakes.

15. Decora los cupcakes con ayuda de una manga pastelera y espolvorea unas cuantas semillas o nueces sobre el frosting.



NOTAS

*La cantidad de azúcar dependerá del tipo de plátano y piña que utilicemos. Cuanto más dulces sean menos azúcar necesitaremos. 

1. Debido a que los sabores de estos cupcakes son delicados y sutiles es recomendable utilizar aceites muy suaves y descartar los de oliva.

2. El coco, se puede omitir y la piña, si es de lata, es preferible utilizar la que viene en su jugo en vez de en almíbar.

3. Los cupcakes se conservan bien unos días en la nevera.

4. Las semillas de amapola, las compré en la sección "bio" de un supermercado grande.